Maquillaje

Técnica Baking

Hola makeupdecorers,

Hoy está al habla mis amigos de Zaask, que han querido hacernos una visita y hablarnos de la técnica de baking. ¿No sabéis qué es? ¡Leer, leer!

↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓

Atentas, chicas, porque hoy vamos a cocinar nuestro maquillaje. Sí, habéis leído bien: las palabras cocinar y maquillaje en la misma frase y en relación a la belleza. Se trata de la técnica baking, que es la que utilizan las hermanas Karkashian para afinar las facciones de su rostro gracias a las opciones que nos ofrece el maquillaje. Pero ¿en qué consiste exactamente esta técnica? Se trata, en contra de lo que podáis pensar, de una técnica antigua y se basa en aplicar de un modo más intenso el corrector y dejar que se asiente con la ayuda de polvos translúcidos (de ahí que se utilice el término: baking-cocer). Por otro lado, no es una técnica para utilizar durante el día a día, sino para algún momento especial, pues se trata de un look un tanto dramático.

 

¿Y cuáles son los pasos para conseguir los resultados que ofrece esta técnica? No es nada difícil, ya veréis:

  1. Aplícate crema hidratante bajo los ojos, en el centro de la nariz, los pómulos y el mentón. Después elige un corrector de ojeras que sea de uno o dos tonos más claro que tu color de piel y extiéndelo por encima de los pómulos, hasta la sien (también puedes usarlo en la nariz y el mentón).
  2. Aplica polvos translúcidos con una esponja sobre las zonas donde has aplicado previamente el corrector.
  3. Deja reposar la mezcla de cinco a diez minutos.
  4. Utiliza una brocha limpia para barrer el exceso de polvo y difumina correctamente (no presiones sobre la piel).
  5. Sella el maquillaje con un spray.

Muy sencillo, ¿verdad? Esta técnica es ideal para las pieles mixtas o con tendencia a tener acné, además de que es una estupenda manera de esconder las ojeras o la hiperpigmentación. En definitiva, el acabado es magnífico y sin duda luce genial. Pero la otra cara del baking es que supone añadir una capa más sobre tu piel a la hora de maquillarte, así que a lo mejor no te sientes del todo cómoda, sobre todo las primeras veces. Lo que te recomendamos es que pruebes alguna vez en casa y pases unas horas para ver cómo de confortable te sientes, aunque te aseguramos que te verás espléndida. Como dijimos al principio, no es una técnica de maquillaje para el día a día, pero tal vez sí que puedas lucirla en un evento especial (sobre todo si te dedicas al mundo del espectáculo).

 

¿Os ha gustado la visita? ¿Conocías esta técnica? ¡Gracias por leerme! ¡No olvidéis suscribiros al blog!