Maquillaje

La forma más fácil de maquillar los labios de rojo

No es para mi, es excesivo, parezco un putón, a dónde voy con esa boca, tengo los labios muy finos, tengo los labios muy gordos, es que mi boca es fea, mis dientes son feos, soy demasiado pálida, soy muy morena…

Resultado de imagen de enough is enough gif

¡BASTA! No hay un color a la vez tan intimidante como favorecedor que el rojo. No hay unos labios a la vez tan sugerentes como atractivos que los maquillados de rojo.  No hay una mujer que transmita más seguridad y felicidad que una mujer con unos labios rojos.

Y preciosa mía, And I am telling you, ahí fuera hay un rojo esperando ser escogido por ti, para que le dejes vestir tus labios. Porque, como ya te he dije, hay un rojo para cada mujer. Lo hay, es cuestión de encontrarlo pero sobretodo, atreverse.

Experimenta, diviértete, busca, juega, disfruta. En eso consiste el maquillaje. Déjate llevar. Porque siempre hay una primera vez para todo. Nadie nace aprendido. Yo era como tú, estuve en tu misma situación. A pesar de ser una apasionada del maquillaje desde la adolescencia, siempre me centré en el maquillaje de ojos y cuando digo centrarme, me refiero literalmente. Nunca me maquillaba los labios  y cuando lo hacía era para borrarlos, aplicándome corrector por encima. Con los labios maquillados me veía excesiva, tenía incluso complejo de tener los labios gruesos ¡maldita ignorancia! Con los años, esos labios gorditos que tanto me preocupaban, la verdad es que han perdido cierta densidad y sinceramente, ¡qué tonta! Si pudiera hablar con mi yo adolescente le diría: “maquíllate los labios, todos los días, a todas horas ¡se disfrutona!“. Aunque esto último se lo haría tatuar a fuego en su piel. ¡Hay que disfrutar! La vida es complicada… Y por eso,  hay que aprovechar todo lo que podamos de lo bueno.

La cuestión es que un día trabajando en la perfumería,  me di cuenta de lo injusta que estaba siendo conmigo misma, porque irónicamente, me encanta maquillar los labios y me pasaba el día vistiendo los labios de los demás pero no los míos. Así que me dije, ¿por qué no? Y ya que estaba, pensé, ya que me pongo que sea con un buen labial ROJO, ROJO, ROJO. Si puedo con un labial rojo puedo con lo que me echen.  Me atreví, no fue fácil, la primera hora me quería quitar el labial, no paraba de mirarme al espejo, y cada vez que alguien me hablaba tenía la sensación que sólo estaba centrado en mis labios pensando que era un putón… Y evidentemente, no es así, pero nuestra cabeza, que reconozcámoslo,  todos tenemos nuestro punto neurótico, a veces te hace preocuparte por las cosas menos preocupantes del mundo. Y repetí y me gustó.

La vida está echa de pequeños gestos y este que,  puede parecer del todo banal, me hizo ganar mucha confianza en mi misma. Y de ahí, que sea mi color fetiche. Y quiero, ¡deseo! Conseguir que tu sientas esa misma seguridad que siento yo con unos labios rojos.  Que se te dibuje una enorme sonrisa al verte en el espejo y te sientas Beyoncé.

Resultado de imagen de gif beyonce red lips

Así que para haceros todo el proceso mucho más fácil aquí un tutorial para que aprendas la forma más fácil de maquillarte los labios de rojo con unos cuentos trucos.

 

 

De verdad, el labial rojo es lo que la máscara a las pestañas. Un imprescindible por el que jamás pasará el tiempo. Y si todo esto no consigue convencerte aquí una galería de imágenes que prueba que a todas las mujeres les queda bien un buen rouge a levre.

Por cierto, desde hace tiempo tenéis en Pinterest un álbum dedicado a los labios rojos.

Si tú ya eres del bando de los redlips y tienes una amiga que aun no está convencida, comparte este post para que la acabe de convencer 🙂