Maquillaje

¿Dónde están las morenas?

Marcas cosméticas y de moda, revistas y publicidad dirigida al público femenino retrata una mujer idealizada. Al fin y al cabo el propósito de la publicidad es crear necesidades a través de emociones. Y la prensa femenina tan dependiente de la publicidad, ha extendido en muchas ocasiones este objetivo describiendo a una mujer perfecta a la que todas ansiamos convertirnos de mayor.

Si nos detenemos un segundo ¿No queremos todos mejorar? Nuestro instinto de supervivencia nos empuja a superarnos, a ansiar más, ser mejores. Sin embargo, este espíritu indómito no es canalizado de la mejor forma. Esa imagen de la mujer que nos transmiten los medios no se acerca ni de lejos a la realidad. Se limita a una pequeñísima parcela de nuestro ser, el físico. Un físico difícil de alcanzar, por no decir, imposible, porque es irreal. No hablo sólo de retoque fotográfico, de las transformaciones estéticas a golpe de bisturí o presupuestos desorbitados en cosméticos y vestuario. Hablo de un retrato con el que difícilmente podemos sentirnos identificadas y que sin embargo, se obsesionan con imponernos. Qué sentido tiene querer ser como las chicas de revista con las que ya no sólo no compartimos medidas, si no ni una ligera similitud, como para poder imitar o asemejarnos.

La sociedad (ese ente intangible que medios, tanto publicitarios, como sociales y periodísticos dicen reflejar) nos propone un mejor yo al que aspirar ¿pero un yo mejorado implica un cambio de raza o color de piel? Es un yo mejorado ser caucásica, con ojos claros, de piel blanca y 1,80, retocada. Implica renunciar a ser una misma, a repudiar tus raíces y lamentarse por haber nacido de determinado color, pelo o altura…

¿La mujer de las revistas, esa que todas queremos ser, es realmente en la que queremos convertirnos?

Yo desde luego no, me siento orgullosa de mi color de piel, de mi pelo oscuro y rizado, me siento orgullosa de quien soy y tú también deberías. Porque todas somos únicas e imperfectamente perfectas. Estoy cansada de que las portadas estén llenas de modelos que poco tiene que ver con la mayoría de las mujeres que una ve por la calle, y no estoy hablando de medidas (que también), si no de colores de piel.

portadasdiciembre

Algunas portadas del mes de diciembre de España y México

Una vez leí, que las revistas femeninas norteamericanas escogían a mujeres caucásicas por miedo a que si ponían mujeres morenas, asiáticas o de otra raza caerían sus ventas, porque sus lectoras, mujeres profesionales con un poder adquisitivo alto, eran en su mayoría mujeres blancas. Sí, sé que muchas os habréis indignado tanto como yo al leer esta afirmación, pues encierra un amargo tono racista. Gracias a Dios, no todas las revistas piensan del mismo modo. No sabéis la felicidad que me inunda cada vez que una modelo de piel oscura o cetrina protagoniza una campaña de publicidad, una portada o es embajadora de una marca. Pienso parece que las cosas están cambiando. Pero enseguida me entristezco al ver como estas elecciones se hacen en muchas ocasiones con la boca pequeña, qué sentido tiene elegir a Rihanna como portada de Vogue si después la vas a aclarar 20 tonos hasta que parezca blanca.

Parece que esos gestos se hacen más motivados por la presión social, que por un sentimiento verdadero de querer que todas las mujeres se sientan identificadas y representadas con modelos reales. De hablar de belleza en mayúsculas, pues esta no entiende de colores, edades o medidas.

Entiendo y comparto que los medios se adapten al país donde publican, es más que lógico, de sentido de común. Que la mayoría de las portadas de Finlandia, Suecia o Noruega estén repletas de mujeres con la tez clara, unos preciosos ojos claros es normal, pues representan a más del 80% de su población, también que den consejos sobre como cuidar su delicada piel, que es más sensible al sol o cómo corregir sus ojeras más oliváceas.  En España o Italia donde la gran mayoría de las féminas son morenas, de pelo oscuro y ojos castaños, siguiendo este sentido lógico, lo que cabría esperar es que las modelos que seleccionan los modelos deberían estar repletas de chicas preciosas con la piel bronceada, gracias a nuestro maravilloso clima, de pelo oscuro y ojos color cocacola, por eso de representar al porcentaje mayoritario de la población. Sin embargo, por extraño que pueda parecer, la mujer mediterránea brilla por su ausencia. No me refiero a que ya no aparezcan preciosas modelos rubias ni muchísimo menos, si no que las mujeres morenas, de piel oscura o asiáticas tengan también su sitio. Sabíais que en toda la historia de Vogue USA sólo 8 mujeres han tenido la suerte  de estar en portada y que Sarah Jessica Parker ¡18! Motivo por el que ya escribí esta reflexión en mi anterior blog cafeconlechemakeup.

alt+navidad+colecciones+makeupdecor+maquillaje

Campañas de publicidad de las marcas cosméticas de estas navidades

 

alt+makeupdecor+cafeconleche+portadas+voguePuede que muchas penséis, ya sabemos que las mujeres de las revistas no existen, ya sabemos que no somos como ellas y yo os digo ¿Y ya está? Lo aceptamos con con resignación, sin más. De verdad creéis que no os afecta en vuestro día a día. Cuántas veces habés ido a comprar maquillaje y no estaba vuestro tono, cuántas veces habéis ido a comprar sombras y os han encasquetado una maravillosa sombra que en contacto con vuestra piel cetrina se vuelve gris (qué raro) Pues eso ocurre porque no están pensadas para nosotras, no estamos en su perfil, y no deberíamos conformarnos. Nos queda el derecho a la pataleta y con lo que tenemos adaptarnos. Si no decimos nada, nada cambiará. Así que al menos nos queda la posibilidad desde nuestra pequeña parecela poder quejarnos y aunque parezca que cae en saco roto, tener la esperanza de que si somos muchas al final las cosas vayan cambiando. Porque así es como las cosas cambian y evolucionan.

Y es ahí donde entran los bitácoras, pues mucho han influido en que las cosas aunque a pasos de pulga estén cambiando. Porque no importa como seas porque seguro que hay un maravilloso blog esperándote en algún sitio, en donde sentirte identificada, que te guste y te ayude a ser tu mejor yo.

Pero no lo olvides makeupdecorer eres perfecta como eres por que como tú no hay dos.