Tratamiento

Cómo encontrar tu hidratante ideal

Hoy comenzamos un tema que me apasiona: los productos de tratamiento de belleza. Si realmente queréis un buen maquillaje que os haga la piel perfecta, la clave es tener la piel lo mejor posible. Y esto aunque parece algo lógico, en la práctica, conozco muchísimas chicas que son capaces de gastarse verdaderas fortunas en coloretes, labiales o sombras y poner reparos a la hora de invertir en una buena hidrante. Y con todos mis respetos… de qué te sirve ponerte una prebase, una base, y diez kilos de polvo para tapar esos poros, si ni siquiera te desmaquillas y te hidratas la piel como toca…

bert

En el mercado existen muchísimas marcas de tratamiento que se adaptan a todos los bolsillos y creerme cuidarse la piel es básico ya no por coquetería si no por salud. No sabéis la de hombres mayores que he tenido que atender con dermatitis, rosáceas, incluso escemas, porque en la vida se han puesto una hidratante en la piel y remitirlos al dermatólogo. La piel necesita hidratarse o como dicen por el otro lado del atlántico humectarse. Desde tiempos inmemoriales los humanos nos hemos hidratado la piel, ya bien con leche de burra, como con barro. Las condiciones de nuestro cuerpo hacen que necesitemos de elementos externos para sobrevivir, es por ello que necesitamos vestirnos o aplicarnos protector solar.


Los beneficios de una piel hidratada son innumerables:

091201_moisturizer

  • Rostro más firme, retrasa la aparición de arrugas y flacidez
  • Aporta una gran luminosidad a la piel
  • Los poros no se dilatan del mismo modo que una piel deshidratada y permiten que la textura de la piel sea más lisa.
  • Permite que nuestro maquillaje dure más tiempo y más bonito.

Entiendo que muchas que me estéis leyendo pensaréis “Está exagerando, además la mayoría de las cremas no sirven para nada”. Generalmente las causas de la falta de fe en los tratamientos suelen ser:

  • Me gasté más 100 euros en una crema y no noté ninguna diferencia.
  • La chica que me atendió me perjuró que era perfecta para mí y me han salido granos
  • En el anuncio prometían que se me irían las arrugas en 2 meses y sigo igual.
  • Yo utilizo nívea de toda la vida y me va genial, no necesito más.
  • Con beber agua es más que suficiente.

Un me gusta a todas las que pensáis así! Bien pues no os culpo, la publicidad engañosa y un mal diagnóstico de nuestro tipo de piel suelen desencadenar en un desengaño con el mundo cosmético que acaba con el más profundo escepticismo . Pero de verdad creéis que la industria de la belleza movería los millones que mueve sólo por la ingenuidad de algunas mujeres. Es cierto que la  publicidad exagera, por eso es publicidad. PERO! También lo es que muchas veces el problema es el siguiente:

  • Creo que tengo la piel grasa porque cuando tuve 15 años tuve granitos o porque alguna vez al mes me sale uno.
  • Me compró la crema pero no me la pongo, no soy constante.
  • Cuando me acuerdo de ponerme la crema, me la pongo con los dedos sin desmaquillarme previamente.
  • Me pongo la crema sólo por la mañana.
  • La primera semana que me la compro me la pongo todos los días y después la dejo arrinconada en el cajón del baño…

Os acabo de dejar locas eh 😉 Si es que en fondo todo somos iguales. Vale, ahora más de una me dirá yo lo hago todo y no encuentro nada que me funcione. Ahí quería llegar yo!

El problema es que hay tanta oferta en el mercado que realmente saber cuál es nuestra crema  ideal se convierte en toda una odisea. Y para saber si es la adecuada sin utilizarla es una proeza digna de un adivino.  Por todo ello, tanto para las escépticas como para las que están en busca de esa crema que les funcione de verdad van estos consejos:

  • Lo primero es saber qué tipo de piel tienes: grasa, mixta o seca.
  • Cuáles son tus preocupaciones en cuanto a la piel: luminosidad, arrugas, flacidez
  • Tener claro nuestro presupuesto.
  • Leer reseñas, revistas, foros te servirá para formarte una idea de qué cremas te irán mejor.
  • Conocer tus hábitos de belleza, si eres incapaz de aplicarte una crema de normal, de verdad vas a comenzar con mascarilla, suero, hidratante, parches para los ojos…
  • Escoge la textura que más te guste, si te compras una crema que la textura no es de tu agrado te dará más pereza aplicártela.
  • Ser constante, los principios activos de cualquier tratamiento comienzan a ser eficaces a los 3 meses de utilización diaria.

Si seguís estos tips os aseguro que conseguiréis encontrar vuestra crema ideal.

Como todo, cada piel es un mundo y la cosmética no es una ciencia exacta. Pero al menos iremos más sobre seguro que si nos plantamos en una perfumería a las bravas, no creéis?

Porque lo importante al fin y al cabo es tener la piel bien no crees?